Regalo: “El Señor de los Caminos” -> Extracto

Buenos días a tod@s. En estos tiempos de confinamiento obligatorio y esencial por culpa del Covid-19, he decidido haceros un regalo, un extracto de mi libro “El Señor de los Caminos“.

Como cada cosa en el Camino, creo que podréis ver mucha similitud con nuestra vida, y en particular, con la situación actual.

Buena lectura y cuidaros… 🙂

4. Les Etapas del Camino

> La Desconexión

Al ponerse en camino hacia Santiago, el peregrino debe, por fuerza, salir de casa. Este es el principio fundamental de todo viaje.

Tiene que dejar atrás su casa, a sus seres queridos, su entorno habitual. Debe abandonar sus costumbres, sus convicciones… todo aquello que conforma su vida cotidiana

Para ello, el peregrino debe cortar los lazos con su vida diaria. A cada paso, se aleja de lo que le resulta familiar para adentrarse, poco a poco, en lo desconocido.

Paulatinamente, todo aquello que reclamaba su atención o que le recuerda su vida normal, empieza a difuminarse. Ocurrirá despacio, con el transcurrir de los días, a cada paso que dé.

Es verdad que con la tecnología de que disponemos hoy en día, el peregrino siempre tiene la posibilidad de retomar el contacto con «lo que ha dejado atrás». Sin embargo, la distancia, el tiempo y el cambio de ritmo de vida que el camino le va a imponer, le obligarán a alejarse. Si además convierte en una cuestión de honor el mantener a raya la tentación de consultar demasiado a menudo el teléfono y el correo electrónico, la desconexión se producirá mucho más rápido.

Gracias a este proceso gradual de cambio, de distanciamiento, de desconexión, el peregrino tomará distancia con respecto a su vida. Las actividades que normalmente tendría que realizar y de las que ya no puede, físicamente, ocuparse, pasarán a un segundo plano. Entonces se dará cuenta de la verdadera importancia que tienen en su vida.

Del mismo modo, llegará a descubrir qué es realmente importante para él y podrá poner en orden sus prioridades.

Se dará cuenta de que lo que creía que era urgente e importante es en realidad secundario… mientras que otras cosas demostrarán tener un  valor que no había apreciado en el día a día.

La vida diaria nos absorbe con su ritmo desenfrenado y nos impone sus propios parámetros, que nosotros asumimos sin pararnos a valorar su alcance, ni el beneficio que nos pueden aportar.

Alejándose en su camino hacia Santiago, el peregrino también inicia un viaje hacia su interior. No sólo se aleja de las cosas y de las personas que deja tras de sí, sino también de la persona que es en su vida cotidiana, esa persona que se ve obligado a ser porque es así como la sociedad le ve. Comienza a quitarse las máscaras que llevaba, que le molestan en sus desplazamientos. En el camino, no hay lugar para máscaras. Son inútiles. El peregrino llevará únicamente lo que necesita y será sólo la persona que sabe, en lo más profundo de sí mismo, que debe ser, conforme vaya avanzando hacia su ideal.  

Es necesario que evolucione, si quiere llegar a Santiago. No logrará alcanzar su objetivo si no modifica sus hábitos, su forma de comportarse, sus actitudes, sus convicciones… todo lo que le hace ser como es en la vida cotidiana.

La desconexión le ayudará a embarcarse en una transformación consciente.

Al tomar distancia y descubrir un entorno nuevo, se dará cuenta de que es mucho más de lo que parece en su vida ordinaria. Es más rico y complejo de lo que se imagina.

Al salir de su «zona de confort» (que puede ser de lo más incómoda), el peregrino sufrirá una transformación.

Pasará a centrarse en lo que realmente es importante para él: su objetivo, su ritmo, su conducta, sus capacidades, sus creencias… lo que debe ser (y que, en realidad, ya es) para llevar a cabo su misión.

Es un  largo viaje que nos lleva al encuentro de nuestro propio yo. Esto es lo que conseguimos cuando desconectamos.

Posted in:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.